Y en vacaciones… ¿Qué hago con mi mascota?

Cada vez son más las familias que tienen un miembro de cuatro patas. Es muy confortable disfrutar del cariño y la compañía de una mascota durante todo el año, pero al llegar el verano esta gran ventaja se convierte en un inconveniente. Muchas de estas familias acogen su mascota sin reparar de antemano en las responsabilidades que tener un animal conlleva, y una de esas grandes responsabilidades florece cuando llegan las vacaciones.

Tener una mascota y considerarla como lo que es, un miembro de la familia, condiciona y mucho tanto el tipo de vacaciones a elegir como la residencia de las mismas, pero los beneficios son muy variados.

Las opciones más comunes para viajar con mascotas

Tradicionalmente el marcharse de vacaciones ha sido una de las mayores causas de abandono de mascotas. Bien por su transporte, porque no se admitieran en el lugar de residencia o por las dificultades que el animal tuviese para adaptarse al habitat temporal, la opción de viajar sin la mascota era la más recurrente años atrás. Por suerte esta situación ya es hoy muy distinta.

La concienciación que la sociedad está experimentando con el mundo de las mascotas hace que cada vez sean más los hoteles y apartamentos que admiten mascotas. En algunas ocasiones, incluso algunos hoteles ofrecen un servicio con el que se hacen cargo de la mascota mientras se realizan actividades, con el fin de que no se quede sola demasiado tiempo.

Cuando se viaja al extranjero, normalmente los circuitos cerrados de viajes por agencias no incluyen mascotas, pero siempre es una opción organizar el mismo viaje de manera independiente, aunque lógicamente sea más aparatoso. Lo más importante en caso de elegir esta opción, es que se revise a conciencia la normativa y la legislación de ese país para que estén todos los papeles y documentación necesaria en regla.

Tu mascota es uno más de la familia y esa es la regla de oro que debes tener en cuenta. Ya te hablamos en una ocasión de qué requisitos debe tener la residencia ideal para las vacaciones con tu mascota, por lo que siendo cada vez más accesible el poder viajar con ella… ¿A qué esperas? ¡Buen viaje!